¿Puedo Hacer Ejercicio siendo Epiléptico?



La epilepsia es una enfermedad muy común, ya que alrededor del 1% de los niños y adultos padecen esta afección. Si bien es cierto que, bajo el tratamiento correcto, las personas epilépticas pueden efectuar una vida prácticamente normal, la práctica de ejercicio en estos casos requiere de ciertas precauciones que no pueden evitarse.

Se propone en primer lugar el asesoramiento con el médico tratante, con el fin de definir las potencialidades reales de cada individuo en particular. Esto resulta de mayor importancia en los niños, en quienes el control puede ser más difícil. De todos modos, si existe el antecedente de convulsiones desencadenadas por la actividad física o un traumatismo, se recomienda evitar el ejercicio, en especial aquellas disciplinas con alto contacto corporal (artes marciales, rugby).

En líneas generales, cuando las personas epilépticas han sido correctamente controladas con un tratamiento farmacológico y con la conservación de otras medidas de prevención, es posible realizar una gran variedad de ejercicios con riesgos muy reducidos. Sin embargo, se propone no efectuar ciertas actividades que puedan poner en riesgo a la propia persona, en especial ante la posibilidad de sufrir una convulsión durante la ejercitación (esquí en todas sus formas, natación en aguas abiertas o con piletas profundas, gimnasia acrobática, buceo, esnorquel). El mismo concepto es válido cuando puede ponerse en riesgo la seguridad de otras personas (automovilismo, motociclismo, arquería, tiro en sus distintas variantes).

Por lo tanto, la caminata, el trote y el tenis representan acaso interesantes formas para la práctica de actividad física en las personas epilépticas, pero, en todos los casos, se requiere el consejo profesional y la preservación de las precauciones para continuar disfrutando de los beneficios con reducción de los riesgos.

Imagen: Avivate



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *