Precauciones ante el Traumatismo Abdominal



Tanto en los deportes de contacto como en otras actividades físicas existe el riesgo de un traumatismo en la región del abdomen. Esto resulta particularmente más frecuente en ciertas disciplinas como el rugby, el fútbol americano, el boxeo o las artes marciales, o bien en deportes que implican velocidad (ciclismo, motocross) en los que el impacto abdominal puede circunscribirse en un politraumatismo.

El abdomen contiene estructuras sensibles a los golpes directos, entre las que se destaca el bazo, un órgano fundamental para la inmunidad y con gran circulación de sangre. Esta estructura se ubica en la región superior izquierda, justo por debajo de la caja torácica.

Cuando un niño o adulto que se encuentra practicando ejercicio o deportes sufre un traumatismo en el abdomen, es apropiado interrumpir la actividad hasta realizar una evaluación inicial básica. La presencia de un hematoma externo o de intenso dolor inicial, así como la aparición de signos de descompensación (desvanecimiento, sudor frío, palidez, confusión) deben motivar la inmediata derivación a un centro hospitalario. Cuando las repercusiones son menores, la persona puede retomar la actividad después de un breve descanso de cinco minutos. Esto se debe a que existen algunas lesiones que no se desencadenan de forma inmediata, sino que, debido a que el bazo tiene una cápsula externa que lo protege, pueden aparecer con el trascurso de los minutos o incluso de las horas.

En todos los casos, la prevención mediante la educación de seguridad del propio deportista y la promoción del juego limpio (fair play) constituyen las mejores medidas para reducir estos riesgos propios de la actividad deportiva. Se advierte que la probabilidad de recibir un traumatismo no debe impedir el fomento de los beneficios y las ventajas de los deportes en la vida de las personas.

Imagen: Look For Diagnosis



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *