La Dieta del Deportista

Ads



Existe una gran discusión acerca de la importancia de los distintos tipos de nutrientes en la alimentación de los personas que realizan ejercicio físico con fines recreativos o competitivos. La distribución de hidratos de carbono, lípidos (grasas) y proteínas ha sido objeto de debate con variadas opiniones y distintos fundamentos.

Se postula que aquellas disciplinas en las cuales sobresale la necesidad de una gran musculación (cultura física, halterofilia), las proteínas desempeñan un papel más relevante, mientras que las actividades en las cuales existe un alto consumo energético requieren de un aporte más importante de hidratos de carbono de cadena corta y de depósito (almidón).

En uno u otro contexto, se han definidos ciertas premisas que resultan universales para todas las formas de gimnasia y ejercicio físico. En primer lugar, se hace hincapié en la importancia superlativa de la hidratación, ya que, por un lado, los músculos hidratados responden mejor a la sobrecarga de trabajo, mientras que, por otra parte, el aporte de líquidos optimiza la recuperación después del ejercicio.

Asimismo, las frutas y vegetales deben formar parte de la dieta de todos los deportistas, dado que, además del aporte de hidratos de carbono de fácil absorción y rápido consumo, incluyen vitaminas, minerales y oligoelementos indispensables y que no están presentes en otros productos.

Finalmente, de forma independiente de cada disciplina atlética, un aporte balanceado de todos los nutrientes se considera de importancia decisiva en todos los deportistas. Como normativa general y muy adaptable, se priorizará el aporte de hidratos de carbono o de proteínas en función de cada deporte en particular, con reducción de la proporción de lípidos por debajo del 20%, aunque sin olvidar la importancia de algunas de estas sustancias (ácidos grasos omega 3) en la salud en general.

Imagen: Cosas de Salud



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *