La Bicicleta Fija en Casa

Ads



Entre los argumentos más habituales para no realizar actividad física, se mencionan la falta de tiempo para acceder a un gimnasio, los costos asociados con esta actividad y la inseguridad de calles por las noches a la hora de trotar o correr en la vía pública.

La totalidad de estos inconvenientes puede resolverse con una inversión relativamente accesible y muy duradera, como es la adquisición de una bicicleta fija. Estos equipos de gimnasia tienen la particularidad de ocupar poco espacio en el hogar y de realizar ejercicio de alto desgaste calórico incluso mientras se escucha música, se observa televisión o se leen libros.

Por otra parte, es posible regular la magnitud de la actividad que se realiza, dado que basta con incrementar la carga aplicada para combinar un componente convencional de ejercicio aeróbico con cierta proporción de ejercitación anaeróbica de resistencia. En el caso de utilizar equipos sin esta facilidad, una opción consiste en pedalear de pie para estimular el uso de otros grupos musculares e inducir mayores niveles de musculación y desgaste calórico.

Asimismo, para usuarios con mayores necesidades, existen los equipos más complejos que incorporan la posibilidad de ejercitación con los miembros superiores o la combinación de movimientos y destrezas que resultan apropiados para la práctica de spinning.

Vale reconocer que la elección de la bicicleta fija más adecuada para cada usuario debe ser individual y fundamentarse en el objetivo (descenso de peso, entrenamiento aeróbico, incremento de la masa muscular, ejercicio recreativo, cambio en el estilo de vida por cuestiones de salud, etcétera). En general, es suficiente con un modelo convencional y estandarizado a la hora de hacer esa primera elección.

Imagen: Nueva Energía



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *