Insulina y adelgazamiento



Hay que tener en cuenta que comiendo el mismo número de calorías la persona no adelgaza.
Algunos consejos son:

dulces

Hay que separar los hidratos de carbono en dos grupos: Uno hace referencia a los azúcares más “puros” y otro a los carbohidratos complejos (legumbres, algunos cereales, alimentos con fibra). Salvo dos momentos del día, primera hora de la mañana y momentos posteriores al entrenamiento, en el que sí puede resultar interesante cierta cantidad de azúcar, nuestro combustible habitual debería estar basado en los del segundo grupo.

La ingesta de azúcares simples hace que el cuerpo tenga una señal de urgencia expulsando al rescate grandes cantidades de insulina. Esta hormona, con una gran importancia a la hora de generar músculo y del control de la glucosa en sangre, sirve para atrapar ágilmente la concentración elevada de glucosa en sangre disparando la velocidad de la digestión y, por otra parte, mejorando el metabolismo y aumentando así la posibilidad de acumular calorías como depósitos de grasa.

Estos azúcares simples tienen una digestión muy rápida e incluso en menos de dos horas nos pueden crear sensación de hambre, aunque el número de calorías ingeridas haya sido muy alto.

Entonces, hay que tener en cuenta que este tipo de alimentos no nos van a interesar en absoluto, salvo en momentos muy puntuales del día. Para un control de sobrepeso necesitaremos mantener los niveles de insulina controlados de manera natural.



One thought on “Insulina y adelgazamiento

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *