Hidratación durante la actividad física



Se ha insistido recurrentemente en los beneficios asociados con la hidratación durante la actividad física, tanto a niveles recreativos como en el marco de la alta competencia. Por otra parte, se ha observado que las ventajas de una ingesta apropiada de líquidos no se limitan al ejercicio en sí mismo, sino que favorecen el mantenimiento y recuperación del equilibrio después de la práctica deportiva.

Los expertos en medicina del deporte denominan control postural o equilibrio estático a la capacidad para mantener la base de sustentación, y prefieren llamar equilibrio dinámico a la capacidad de efectuar tareas mientras se conserva la posición vertical. El mantenimiento de la postura es una compleja función cerebral en la que se integran aferencias sensoriales, del vestíbulo (órgano interno del equilibrio) y la visión.

En este contexto, un grupo de investigadores de la Universidad de Selçuk (Turquía) ha demostrado que la hidratación durante el ejercicio puede evitar las pérdidas del control postural y el equilibrio. Con este objetivo, compararon los resultados en un grupo de varones jóvenes sanos sometidos a ejercicio intenso que, durante la recuperación, recibieron agua, bebidas deportivas o bien no se les administró líquidos. Las observaciones finales fueron similares para ambos líquidos, con mejoría del rendimiento postural atribuida a la hidratación.

Dado que se reconoce que una deshidratación del 3% en el contexto de la actividad física se asocia con mayor frecuencia cardíaca y riesgo de hipertermia, los entrenadores deben tener en cuenta la necesidad de hidratación para mejorar no sólo el rendimiento atlético, sino también para optimizar el control postural en la recuperación y evitar lesiones innecesarias.

Imagen: Enervizante

 



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *