Gimnasia varonil

Ads



000802a9fec20a0e04df5c

Los hombres en cuanto a participación en la extensa historia de la gimnasia, siempre han sido uno de los factores clave al momento de difundir o aportar a dicha disciplina. Dentro de los hitos que se fueron marcando a lo largo de la historia, podemos nombrar a Jerónimo Mercurialis, quien escribió su propio libro (manual) de gimnasia titulado “Arte gimnástica” en el año 1596, el cual contemplaba muchas similitudes con otro libro escrito por un filosofo llamado Filóstrato (durante el año 139 d.C.), ésta fecha (1596) es considerada como una de las primeras en las que se habla de la gimnasia como un modo de competencia entre gimnastas. En 1762, como bien lo señala la historia, se inicia la exitosa carrera de la gimnasia sueca, mediante los aportes hechos por Pedro Enrique Ling.

Jahn, un alemán que buscaba de todas maneras difundir de buena forma la gimnasia en todo su esplendor, encontró que dicho deporte podría ser de gran ayuda para el cuerpo de soldados del país “teutón”. Pero como en entonces la política en Alemania era quien mandaba, por uno u otro motivo decidió “vetarse” a la práctica de dicha disciplina, dejando a Jahn con un gimnasio recién abierto y con ganas de surgir (año 1811). Para suerte de Jahn el famoso “veto” fue retirado en el año 1842, en donde se declaró que cada persona debía practicar ejercicios como modo de mejorar su calidad de vida.

Son muchos los hombres que han aportado al desarrollo de la gimnasia a lo largo de su historia, así como también en las disciplinas en las que se compite, ya que ciertos aparatos usados por hombres, son de su exclusivo uso, por ende las mujeres se apoyan en otro tipo de aparatos a la hora de practicar en la gimnasia artística por ejemplo.

Fuente: Foto



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *