Gimnasia para Prevenir el Dolor de Espalda

Ads



La presencia de manifestaciones dolorosas en la región cervical, dorsal o lumbar forma parte de la vida cotidiana, moderna y tecnificada de las grandes ciudades, durante la cual se adoptan con frecuencia posturas inadecuadas. Son numerosos los ejercicios que se asocian con eficacia preventiva y terapéutica en estos casos cada vez más frecuentes.

Uno de los recursos más simples consiste en permanecer en decúbito supino con la ayuda de un banco largo o una colchoneta. Tras doblar las rodillas en flexión, se ubican los miembros superiores por detrás del plano de la cabeza y se busca alcanzar con ambas manos la región de las piernas. Este ejercicio simple debe llevarse a cabo con lentitud y se detendrá en presencia de dolor intenso o no controlable.

Una versión con igual desempeño de trabajo muscular y nivel de protección de la musculatura paravertebral consiste en adoptar una posición de sentado, con ambas piernas firmes y juntas. Se parte de mantener los brazos juntos, para intentar en forma simultánea estirarlos hasta tocar ambos pies con las manos. La presencia de dolor con este ejercicio debería motivar su interrupción con consulta a los profesionales especializados, por sospecha de otras afecciones de la columna, como las temidas hernias discales.

La realización pausada y sostenida de ejercicios de entrenamiento de la musculatura espinal también forma parte de la planificación destinada a reducir el riesgo de lesiones en los planos musculares que rodean a la columna. Aunque se ha mencionado que los abdominales podrían incrementar el dolor local, es prudente el consejo profesional idóneo tanto antes de iniciar estos ejercicios como de proponer su interrupción, al considerarlos como una potencial causa de dorsalgia o lumbalgia en adultos y personas mayores.

Imagen: Web de Fernando Pizarro



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *