Gimnasia Localizada



La gimnasia localizada es una interesante variante de actividad física en la cual se intenta equilibrar un trabajo aeróbico con la práctica de la musculación para un área determinada del organismo.

En consecuencia, sólo es posible efectuar correctamente un programa de gimnasia localizada cuando se propone un adecuado entrenamiento no sólo de los aspectos físicos, sino también de la coordinación. Por lo tanto, la técnica debe resultar apropiada y se requiere un conocimiento acabado de los grupos musculares sometidos al ejercicio. Es por ello que se reconoce que la gimnasia localizada necesita de la guía y asesoramiento de un entrenador especializado, para lograr los resultados más correctos y reducir cualquier clase de riesgo de lesiones o de técnicas incorrectas.

El programa de ejercicios de gimnasia localizada suele incluir el entrenamiento eficiente de la fuerza, así como de la resistencia aeróbica y anaeróbica. La ejercitación con la técnica exacta y la coordinación estática y dinámica adecuadas se hace ideal cuando se ejecuta unas tres veces por semana. Son numerosos los entrenadores que recomiendan acompañar la gimnasia localizada con tareas aeróbicas más generales, como las caminatas diarias a ritmo moderado por poco menos de media hora; esta estrategia logra que los grupos musculares aumenten su sensibilidad a los diferentes estímulos y se obtenga el mejor provecho posible de la actividad.

En general, los efectos beneficiosos de la gimnasia localizada se comienzan a distinguir en unos dos a tres meses en personas con entrenamiento previo y en unos seis meses en aquellos individuos con un estilo de vida más sedentario. Los grandes grupos musculares en los cuales se describen mejores resultados incluyen cuádriceps e isquiotibiales (muslos), gemelos y sóleo (pantorrillas), glúteos, bíceps y coracobraquial (brazos).

Imagen: F-Blog



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *