Gimnasia en la Universidad

Ads



Los programas de educación física se extienden en forma sistemática y definida en los niños y niñas de edad preescolar y durante la formación académica hasta los 18 años. Las ventajas de la inclusión de los planes de ejercicio desde temprana edad se vinculan no sólo con beneficios indudables desde el punto de vista de la salud biológica y psicosocial, sino que estimulan la generación de un hábito en la práctica de actividades gimnásticas durante el resto de la vida.

Sin embargo, en distintos estudios epidemiológicos, se advierte que muchos jóvenes que ingresan a la universidad o a otros niveles de enseñanza terciaria abandonan la realización de ejercicio recreativo, con adopción de pautas de sedentarismo acompañadas, además, de un mayor consumo de calorías y altos índices de tabaquismo.

Entre los motivos asociados con este cambio se mencionan la distribución inapropiada del tiempo destinado a distintas actividades y una falaz priorización de otras estrategias de recreación.

Se especula que una mayor campaña de difusión por parte de las autoridades sanitarias y de la propia universidad podría revertir esta situación, al menos de modo parcial, mediante el énfasis en los beneficios de la práctica de ejercicios. Se ha postulado que, incluso, las relativamente elevadas tasas de tabaquismo entre los estudiantes universitarios de muchas áreas de Iberoamérica podrían combatirse con el estímulo de la práctica de actividad física recreativa.

Se estima que el fomento de estas campañas alcanzaría niveles máximos con la creación de equipos universitarios de deportes colectivos de alta popularidad local y regional, así como con mayor disponibilidad de gimnasios en el contexto de las propias casas de altos estudios. Era habitual entre los antiguos hablar de “mens sana in corpore sano”, reconocida frase que nuevamente cobra vigencia en tiempos modernos.

Foto: Jóvenes



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *