Gimnasia en el Posparto

Ads



Después del parto natural, suele recomendarse un período de reposo antes del inicio de la actividad física. Dependiendo de la opinión profesional para cada caso individual, ese lapso suele abarcar unas seis semanas, que podrán extenderse aún más en las madres que hayan requerido una operación cesárea.

Dado que el cuerpo materno experimenta numerosos cambios durante la etapa que sigue al parto, se requiere una progresiva adaptación, a la cual debe sumarse el gran desgaste calórico provocado por la lactancia y la menor disponibilidad de horas de descanso por las naturales exigencias del cuidado del bebé.

En consecuencia, toda gimnasia del posparto debe resultar particularmente suave y destinada fundamentalmente a la relajación de aquellas estructuras óseas y musculaturas más exigidas durante el embarazo, como la cadera, la pelvis y los muslos. Se agregan también los beneficios psíquicos que resultan de colaborar en la reducción del peso corporal y observar un nuevo período de actividad después del reposo asociado con el propio parto.

Pueden articularse un componente aeróbico leve con ejercicios anaeróbicos en los cuales se privilegie la resistencia para optimizar el rendimiento muscular. No puede olvidarse la ejercitación del periné, para evitar las complicaciones indeseadas sobre el árbol urinario.

Como ocurre con todo ejercicio físico, es necesario el acompañamiento de una dieta saludable, una adecuada hidratación y el consejo y asesoramiento profesional dirigidos a mantener una actividad que sea beneficiosa para la madre y el niño, con el menor riesgo posible para una y otro.

Imagen: Ciber Jenis



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *