Fundamentos de Gimnasia Laboral

Ads



El trabajo en las oficinas suele asociarse con una tendencia al sedentarismo y a la aparición de distintas molestias vinculadas con las posturas fijas o viciosas. El argumento de muchos trabajadores acerca de la falta de tiempo disponible para la práctica de ejercicios no parece un argumento apropiado, en especial cuando resulta posible acompañar a las tareas del trabajo con la recreación física.

En efecto, la gimnasia laboral es una oportunidad apta para quienes se desempeñan en sitios cerrados y con escasas posibilidades reales de concurrir al gimnasio. En las personas que trabajan frente a un ordenador, basta con dejar los zapatos en forma disimulada por debajo del escritorio, para encoger los dedos y hacer presión con los talones. A continuación, se extienden los dedos acompañando esta estrategia con la respiración. Este recurso sencillo facilita la relajación de la musculatura de ambos pies para las horas posteriores.

Para realizar ejercicios simples de la musculatura de los muslos, es suficiente efectuar una ejercitación isométrica del cuadriceps mediante el apoyo de la mano sobre la rodilla e intentando levantar la pierna. Pueden repetirse unas breves series para cada uno de los miembros. Completada la etapa del tren motor inferior, una herramienta práctica consiste en dejar caer ambos brazos a los costados de la silla, para elevar luego los hombros en dirección a ambas orejas. Para estimular la musculatura, se recomienda un lento descenso con fuerte presión en dirección hacia abajo.

Estos ejercicios de sencilla realización representan una posibilidad de costo nulo y que permite aprovechar el propio período de actividad del trabajo. La gimnasia laboral ha comenzado un camino que parece no detenerse, para beneficio de los trabajadores y de las propias empresas, al optimizar el rendimiento de sus empleados.

Imagen: Sobre Todo Salud



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *