Evitando Lesiones en los Tendones

Ads



Entre los ejercicios de mayor difusión en el público de todas las edades se destacan la caminata, el footing, el trote y la posibilidad de correr. Además de su costo nulo, su popularidad se fundamenta en la fácil disponibilidad de todos estos métodos. Sin embargo, son frecuentes las lesiones a nivel de tendones y ligamentos, que terminan limitando las ventajas de este ejercicio de gran utilidad real.

Debe hacerse énfasis en que todas las formas de entrenamiento generan en primer lugar un incremento de la capacidad y la masa de los músculos, mientras que los tejidos fibrosos, como los ligamentos y los tendones, requieren de un período más prolongado para lograr los máximos beneficios del ejercicio físico. Por lo tanto, además de no exigir en forma excesiva al conjunto de las articulaciones durante la práctica de estas disciplinas, es recomendable complementar a todas las variantes de la caminata con algunas tareas de fortalecimiento de los tobillos y las rodillas.

Con esa meta, se propone incorporar un entrenamiento básico de las pantorrillas en dos sesiones semanales con baja carga de peso, al tiempo que se completan ejercicios para incrementar la fortaleza de los principales tendones de los miembros inferiores: el aquiliano (localizado en la parte posterior de la pierna) y el rotuliano (ubicado por delante de la rodilla).

Ante la aparición de dolor intenso, aún cuando se permanece en reposo, es recomendable suspender la práctica de caminata o trote por unos días y efectuar la consulta profesional, con el fin de descartar pequeños desgarros locales o artritis por uso inadecuado. De este modo, se evitarán lesiones más graves que pueden generar repercusiones no deseadas en años venideros.

Imagen: Vitonica



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *