Entrenando Penalties

Ads



La ejecución de un penalty parece una tarea sencilla, pero requiere de técnica y concentración, ya que esta jugada puede definir ya sea un partido, una clasificación o incluso un campeonato.

La práctica de disparos desde el punto del penalty necesita de la participación tanto del portero como de los ejecutores. En el caso de los goleros, es de fundamental importancia la fijación de la mirada en el balón, dado que un buen ejecutor es capaz de ensayar finísimos movimientos de regate que pueden descolocar al portero más avezado. Otro aspecto fundamental es la destreza física, que le permita desplazarse a alta velocidad en muy escaso tiempo. En relación a la posibilidad de adelantarse más allá de los reglamentario, debe enfatizarse evitar esta práctica, dado el riesgo de amonestaciones innecesarias por la actitud antideportiva.

Para el ejecutor, existen dos modalidades para chutar el balón ante la posibilidad de un penalty. Por un lado, se propone la ejecución precisa y medida, en dirección a uno de los extremos del arco, en lo posible hacia los rincones cercanos al nivel del césped. Esta estrategia dificultad la tarea del portero, pero generalmente se asocia con una menor fuerza de ejecución que podría malograr el éxito de la jugada. La restante alternativa es el remate violento, quizás con menor dirección, pero con alta energía para evitar la reacción y las fuerzas del golero.

Ambas herramientas son válidas y un mismo ejecutante puede elegir entre una y otra según el portero que tenga enfrente. Por lo tanto, se deberían entrenar ambas versiones para asegurar el éxito en medio del fragor y de la incertidumbre que caracterizan a la mayoría de los encuentros.

Imagen: El Mundo



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *