Entrenamiento de Voleibol

Ads



El voleibol es un deporte colectivo que ha ganado en cantidad de adeptos, debido a su práctica relativamente simple y a la posibilidad de la participación de jugadores de ambos sexos. No obstante, se trata de una actividad atlética de gran desgaste y que requiere de un elevado nivel de entrenamiento para lograr los mejores resultados.

Como en otros deportes, la entrada en calor resulta un componente fundamental, dedicado a evitar lesiones y a favorecer un mejor rendimiento durante los encuentros. Esta etapa no puede eliminarse en el contexto de la práctica deportiva y debe abarcar cerca del 10% de toda la jornada de entrenamiento.

Por otra parte, la ejercitación física es un segundo recurso de gran relevancia para la práctica correcta del voleibol. El fortalecimiento de las extremidades inferiores se consigue mediante ejercicios destinados a incrementar la masa muscular de muslos y piernas, así como la fortaleza de las estructuras ligamentarias de rodillas y tobillos. Además, los ejercicios de coordinación motriz y de aumento de la musculatura de los miembros superiores forman parte de un entrenamiento completo y pautado.

El aspecto táctico constituye el tercer elemento de un apropiado nivel de práctica. En este sentido, los jugadores deben ejercitar tanto parámetros individuales (saque de potencia o convencional, rechazo) como jugadas colectivas. En este sentido, la influencia del entrenador resulta de relevancia cardinal, debido a que no sólo puede aportar sus conocimientos, sino brindar su propia experiencia.

La finalización de una práctica de entrenamiento debe complementarse con los ejercicios de elongación y un nivel de hidratación apropiado, para asegurar el restablecimiento de las funciones musculares sin riesgos para la salud.

Imagen: Topper



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *