El Dolor en el Tendón de Aquiles

Anuncios patrocinados


El tendón de Aquiles constituye el punto final de unión entre los gemelos, el sóleo y el plantar delgado, esto es, los músculos que conforman la pantorilla. Este grupo muscular es el encargado de la extensión del pie, de gran parte de la marcha y de la actividad de diversos deportes, como el fútbol, el rugby o el baloncesto.

Como consecuencia de distintas afecciones, como los traumatismos, el tendón de Aquiles puede sobrecargarse y dar lugar a una tendinitis de magnitud variable, en especial en las personas que practican ejercicios con tensión sostenida sobre esta región del organismo. Sobresalen en este sentido los deportes de salto (vóley, gimnasia rítmica, gimnasia deportiva), la carrera, el footing y el senderismo.

Si bien es cierto que la artrosis también puede dar lugar a lesiones del tendón de Aquiles, este fenómeno es más habitual en sujetos de edad avanzada, a diferencia de la tendinitis habitual de los deportistas más jóvenes.

La primera manifestación que el deportista puede percibir es el dolor en la región del talón, que se irradiada a lo largo del propio tendón, en especial durante la caminata, el trote o la carrera. La palpación de la zona también resulta dolorosa, así como el intento de pararse en puntas de pie.

El tratamiento incluye el reposo, la aplicación local de hielo en dos o tres ocasiones diarias, la fisioterapia, los cambios en el calzado y el uso de analgésicos. Entre las actividades atléticas que provocan menor carga sobre el tendón de Aquiles se mencionan los ejercicios en el agua (aquagym, natación de baja intensidad) y el ciclismo al aire libre o en bicicleta fija.

Imagen: El Atleta






» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *