El Calzado Adecuado para Correr



La elección del calzado puede resultar decisiva para aquellas personas que optan por efectuar ejercicio mediante la caminata, el trote, la carrera u otras estrategias similares. No sólo se asegura de esta manera el mejor rendimiento para la práctica deportiva, sino que se evitan lesiones innecesarias que pueden motivar alteraciones graves para la salud.

Vale reconocer que la primera premisa para la elección del calzado es la comodidad. Muchas veces, el equipamiento deportivo que resulta óptimo para un corredor no lo es para otros atletas. La adaptación progresiva del propio calzado al pie del deportista constituye un fenómeno innegable que facilita el trote o la marcha, poniendo de manifiesto esta individualidad en la condición física de cada persona.

Sin embargo, también es apropiado admitir que, sin dudas, el calzado con cámara de aire debería constituir el equipo de elección para todo tipo de deporte vinculada con la caminata o la carrera. Además de reducir el peso intrínseco, este tipo de implementos se asocia con un menor riesgo de lesiones tendinosas, articulares (esguinces, entorsis), musculares (distensiones, contusiones, desgarros) e incluso óseas (fracturas por estrés).

Del mismo modo, las cámaras de aire reducen el riesgo de lesiones relacionadas con el decúbito, como las ampollas o vesículas que se gestan en la piel como consecuencia del roce repetido, en especial en personas con menor nivel de entrenamiento.

Un caso especial se describe para los enfermos diabéticos, en los cuales no sólo el calzado resulta relevante, sino que la elección de los calcetines es un factor que no resulta menor. Deben evitarse aquellos con costuras marcadas y elaborados en material como nylon o poliéster, para preferir los confeccionados con toalla. Esta medida minimiza aún más las lesiones cutáneas que pueden dar lugar a pie diabético en estas personas de riesgo.

Imagen: Los Silos



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *