Ejercicio y Exposición al Sol



La práctica de ejercicio se asocia con distintos beneficios de gran importancia para la salud tanto cuando se realiza en espacios abiertos como cuando se ejecutan en el interior de un gimnasio. No obstante, son muchos los deportistas que prefieren las actividades al aire libre.

Entre las principales ventajas del ejercicio bajo exposición solar se reconocen la mejor calidad del aire, con oxigenación más adecuada y, sobre todo, la posibilidad de aprovechar los rayos solares para incrementar la producción de vitamina D. Esta sustancia se metaboliza en la piel por acción del sol y resulta de gran importancia para la salud del esqueleto y de otros órganos y sistemas.

Vale advertir que la práctica de ejercicio en ambientes abiertos también presenta algunos inconvenientes, entre los que sobresalen la exposición al calor excesivo (que puede ser riesgosa en niños pequeños o en personas que superan los 60 años) y la mayor dificultad para el acceso al sistema de salud ante una emergencia.

Por lo tanto, a la hora de optar por una u otra posibilidad, es recomendable considerar todas las variables involucradas antes de tomar una decisión. Por lo tanto, la edad, el nivel de entrenamiento previo, la época del año, el horario elegido y la condición física y de salud de las personas se tendrán en cuenta para definir la mejor alternativa.

En forma general y muy adaptable, casi todos los interesados en la práctica de ejercicio podrían efectuar actividades en espacios al aire libre lejos del horario de mayor acción solar (entre las 10 y las 15), con el uso de protectores o pantallas para la piel y bajo estricto control de la hidratación con el acompañamiento de abundantes líquidos.

Imagen: Sara Mariner



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *