¿Cuál es el Mejor Momento para el Ejercicio?



La elección del momento para realizar ejercicios es muy variable y depende de las características y condiciones individuales de cada persona. El ritmo de vida y las horas destinadas al descanso influyen en el momento de optar por una u otra alternativa, por lo cual la decisión final siempre será individual.

Entre las recomendaciones generales que muchos especialistas proponen, se señalan las potenciales ventajas de efectuar ejercicio a primera hora de la mañana, antes del desayuno. Ocurre que las reservas de hidratos de carbono de libre disponibilidad, básicamente establecidas como glucógeno a nivel hepático, se encuentran en niveles mínimos, por lo cual el organismo recurre al consumo de lípidos. Este fenómeno desencadena en consecuencia una mayor eliminación de masa grasa. Además, la actividad física permite la liberación de hormona de crecimiento (somatotrofina), la cual de por sí se encuentra elevada en las primeras horas de la mañana. Esta hormona presenta efectos lipolíticos y contribuye a la reducción adicional de la proporción de tejido adiposo.

Sin embargo, otros expertos recomiendan llevar a cabo una rutina de ejercicios a última hora del día, poco antes del momento de dormir. Esta opinión se fundamenta en los efectos posteriores al ejercicio, con mayor tasa metabólica y reducción de la posibilidad de almacenamiento de depósitos grasos.

Estas premisas generales suelen toparse con el obstáculo de la disponibilidad horaria, dado que ambos extremos de la jornada constituyen momentos en los cuales no siempre es posible concurrir al gimnasio. No obstante, las rutinas simples de ejercicios, ya sea con aparatos y máquinas o bien sin ellos, pueden completarse en el ámbito doméstico, con una eficacia apropiada y muy buenos resultados.

Imagen: Culturismo Natural



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *