Contracturas en los Gemelos

Anuncios patrocinados


En determinadas actividades gimnásticas y deportivas, es frecuente la aparición de contracturas en la pantorrilla, denominada técnicamente complejo sóleo-gemelar. Estos músculos, en asociación con el plantar delgado, son los que resisten el peso del cuerpo en aquellos ejercicios en los cuales el salto obliga a amortiguar pequeñas caídas. Por lo tanto, los porteros de fútbol, así como quienes practican vóleibol, balonmano, baloncesto o gimnasia rítmica se ven sometidos con asiduidad a esta complicación.

La contractura de los gemelos es rápidamente reconocida por el dolor intenso y agudo, que surge después de un salto en general discreto. Es más habitual en aquellos gimnastas que no han efectuado ejercicios de calentamiento previo y en los que tienen un menor grado de entrenamiento. Se distingue de los desgarros mediante palpación de la zona afectada por parte de personas idóneas.

Ante la sospecha o la confirmación de una contractura en esta región muscular, se impone la interrupción de la actividad física, con reposo y aplicación local de productos con efectos antiinflamatorios, analgésicos o ambos. El debate sobre si corresponde cubrir la zona con frío o calor dependerá de la historia individual de cada persona, ya que se ha observado beneficios de una u otra alternativa en diferentes sujetos.

El masaje puede ser eficaz cuando se ha descartado la presencia de un desgarro, que tiene un tratamiento diferente. Ante la confirmación de una contractura, el masaje relajante resulta beneficioso y acelera la recuperación, al igual que la fisioterapia, la aplicación de magnetoterapia y la reafirmación de las prácticas de precalentamiento y elongación posterior al ejercicio en todas las personas con antecedentes de esta lesión.

Imagen: Lacoquette

 






» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *