Combatiendo la Obesidad Infantil con Ejercicio



No es exagerado afirmar que existe una epidemia mundial de obesidad en niños y adolescentes de ambos sexos. Además del componente estético, vale recordar que la obesidad desde temprana edad se asocia con numerosas complicaciones, entre las que se citan las enfermedades cardíacas y el llamado síndrome metabólico (conjunción de diabetes, hipertensión, dislipidemia y la propia obesidad).

El ejercicio en los pequeños con obesidad es una herramienta fundamental que tiene múltiples ventajas. La primera y más evidente es la disminución de la masa grasa y el incremento de la masa muscular, con aumento de la resistencia y la capacidad respiratoria. Por otra parte, el ejercicio es un reconocido estímulo para la mayor secreción de hormona de crecimiento (somatrofina). En otro orden, los niños obesos suelen reducir los potenciales problemas de inclusión social mediante la realización de actividades deportivas grupales.

Como ocurre en todos las disciplinas físicas que se llevan a cabo con niños y adolescentes, el componente lúdico aumenta el placer y la posibilidad de adhesión a las propuestas, en especial cuando se trata de los más pequeños. Por otra parte, la mayor tendencia a las lesiones obliga al calentamiento previo, que también puede matizarse con actividades vinculadas con el juego, para dotarlo de mayor atractivo.

Además, cuando el entrenamiento apropiado en manos de profesionales con vocación y experiencia es acompañado con un manejo adecuado de la dieta, los resultados pueden resultar sorprendentes, con gran repercusión en la calidad de vida de niños y adolescentes. La experiencia motiva también una mayor pasión por el ejercicio y el deporte en la edad adulta, lo cual se asocia con beneficios físicos, psicológicos y sociales destacables.

Imagen: Padres Hoy



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *