¿Artes Marciales en el Embarazo?



Es común asociar el concepto de artes marciales con la práctica de deportes de alto impacto, como el karate, el taekwondo o el sipalki. Sin embargo, debe recordarse que existen algunas variantes de estas actividades ancestrales de enorme difusión en Oriente, cuyo objetivo no consiste en el combate, sino en la promoción integral de la salud física y psicológica, así como en lograr un mejor bienestar.

En esta categoría puede encuadrarse al Tai Chi y al Chi Kung, en los cuales se logra la combinación de algunos movimientos físicos reconocidos y estandarizados con un estímulo de la concentración y de la claridad en el pensamiento. En consecuencia, estas actividades, que no dejan de constituir reales artes marciales, constituyen una opción de interés para la práctica de gimnasia en las embarazadas, sin riesgos generales e inmediatos para la salud materna y fetal.

Entre los beneficios que se asocian con la gimnasia adecuada para el embarazo, entre las que se incluyen el Chi Kung y el Tai Chi, sobresalen la práctica de la relajación, la mejor oxigenación de todos los tejidos y órganos (incluida la placenta) y la preparación muscular y de las articulaciones para el trabajo de parto y el alumbramiento.

Resulta de gran importancia reconocer que, antes de la práctica de cualquier actividad física, la embarazada deberá contar con el consejo y la evaluación del profesional de la salud que sigue su proceso de gestación, para asegurar que cada mujer, asistida en forma personalizada e individual, se encuentre en las condiciones apropiadas para asegurar los beneficios del ejercicio por sobre cualquier potencial riesgo para sí misma y para el niño que se encuentra en camino.

Imagen: Pequelia



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *